28/7/09

Sin rencores

Cuasi dimpues d’una añada torno a participar en una zicloesportiba que buena onra m’ha feito ta fer beyer a “o trigador nazional” a suya pasibidat deban d’a mia persona como ziclista y d’o mio estau físico d’o que ni sisquia plego a intresar-se, y ye que parixe que o ziclismo somarda s’ha colau n'a nazional.

Despojado de las cuatro barras rojas, por desintereses ajenos,y aprovechando mi estado de gracia, decidí ya hace varias semanas que mi participación en la Marcha Miguel Induráin sería algo más que presencial, con el fin prioritario de disfrutar entre los verdes radiactivos de Euskal Herria, algo increíble la belleza del entorno de Eugi; los valles de Ultzama; Besaburua; las Cinco Villas de la Montaña; del Baztan, donde el amigo Villoria hizo de anfitrión y donde vive junto al incombustible Meoqui, y no me extraña nada que anden como lo hacen, pues para salir de casa tienen nos puertos de esos que sacan brillo a los piñones con mas dientes buaaaa! Precioso!!.



Cualquier rincon de Etxalar respiraba tranquilidad,prometo volver a este encantador pueblo a meterme un chuleton y una sidra entre pecho y espalda como mandan los canones euskaldunes.

Con menuda banda de psicopatas de las marchas me he juntado, estupendos ciclistas mejores personas. Foto:Chajomo (Magic bikes)



Ya la tarde de antes, Cera me avisa que estaba en la zona, entre cervezas, tour, inscrpciones reconozco a muchisma gente del foro mtb, y entre capazo y capazo pasamos la tarde previa entre un ambiente ciclista impresionante amenizado por la victoria de Garate, y es que ver el tour entre la afición vasca me hizo vibrar como nunca lo había hecho.


Mis sueños y mi incertidumbre descansaron en Etxalar, posiblemente uno de los pueblos más bonitos que he visitado. Ya de mañanas me junto con Eneas en la parrilla de salida y con el que rodé los primeros kilómetros comentando la jugada, Ion Zeberio, Emilio Monagas quien con posterioridad ganara la marcha de manera sorprendente como ya hiciera lo propio en las lagunas de Neila hace siete dias... Cuando la cosa se puso seria un grupo de 20 coronabamos Belate con un tal Miguel Indurain entre nosotros, y es que quien tuvo retuvo, y jodo si retuvo, como que en el falso llano del ultimo kilometro casi me saca el cuello de su sitio!
A partir de ahí con la grupeta perseguidora de los gallitos, me dedique a hacer mis propios tests en Egozkue y Artesiaga, donde pare a reponer fuerzas,después Ziga y el ultimo gran esfuerzo, o eso pensaba yo, segundo paso por Belate donde recortamos tiempo junto con Roberto del Maxim , pero después de atravesar Ultzama, el tio del mazo me esperba detrás de los fayos (fagus sylvatica) de Orokieta y eso de coronar y to p’abajo era muy engañoso.

Premio al ciclismo anti-somarda. Todo un honor recibir tal galardon, del mas grande; no volvere a lavarme la mano. Yo puedo decir que subi Belate con Induriain.



Al cruzar la meta ya me esperaba Silvia con una sonrisa tras haberme avituallado en ambos pasos por Belate y para mi sorpresa tenia un pequeño premio que recojimos tras las cervezas.

3 comentarios:

Silvia dijo...

Te lo merecias!Pasamos un buen fin de semana conociento bonitos lugares repetiremos?? bs tq

medel hijo el licenciado dijo...

que copa es esa? que bueno eres pero en serio porque te la dieron cuenta porfa
un saludooooooooo

Iñaki dijo...

Enhorabuena Carlos, te llevas un bonito recuerdo, pero sobre todo me alegra que te gustara nuestra tierra y se nota la sinceridad con que lo dices, sigue así. Salud