28/11/11

En busca del Santo Grial

Meses sin anglucia ni garra intres por escribir lo que pensabai, a la par que feba un cambio a la mia vida esportiva con nueva colla, en la que so estau recibiu como nunca no heba preixinau, y chusto quan decido pensar-me lo que fer con l’esbenidero, me trancan las puertas de lo prochecto que yo tamien heba contruyito.

Meteforizamos lo inmetaforizable, para que alguna mente prodigiosa pregone susurro a espaldas del pecador en estas semanas de desasosiego alperceo e irrumpamos las calmadas aguas de los de ríos invernales que hay quien se empeña en convertirlos en primaverales y furos mayencos. Y es que, cuando todo ciclista encuentra un sillín de su horma, tras haber probado unas cuentas marcas y modelos, parece que el culo que encuentra acomodo solo se preocupa de llevar higienica badana. Habiendo en territorio propio, casos de incomodidad vitalicia sobre un sillín y encontrando su regocijo en enzurizar hasta agotar fuerzas.

¿Tú que sillin llevas Dani?
Foto:A Rodriguez Medel

El sillín es algo muy personal, y hay quien no ha hecho reparos en penalizar los gramos de un buen y grueso sillín y disfrutar de la comodidad del paseo. Los ciclistas que optan por sillines estilistas de vanguardia  que sacrifican su comodidad, al final rendirán evidencia al sacrificio del gramo arriba. Condición sin “equanon” es todo lo dictado, es apostar por una buena badana que amenice semejante repertorio deportivo de horas y horas sobre la sinfónica bicicleta, y nada que decir de la higiene del mismo culote que tapa nuestras piernas, glúteos y protege lo protegible del pertinente roce con el sillín, que al final puede acabar por rozar y aborrecer.

Misma grupeta, sillines diferentes.
 Foto: A.Rodriguez Medel.
 
Las hay mal dadas en esto del material ciclista, que lo que alumbra comodidad, no sea que un “escorchapitos” de sillín y un “desgastaculotes” en exceso, aunque sobre gustos no hay nada escrito y menos en la moda ciclista. Parece que el tema es muy personal y a lo largo del ciclo deportivo se pueden probar muchos sillines o materiales, siempre encontrando el disfrute personal con el respeto a los demás, si aun recordamos que el significado…

Por poder, también se puede ir sin sillín, pero sería satisfacer demasiado al “compañero”, muy fácil empresa para semejante profesional del escapismo.