4/1/10

No digo diferente, digo raro...

Cuan s’amanan tiempos buedos, estoi que o millor que podemos fer ye charrar de mezclallos esportivos que veigan creixer os calibos de a baruca que nos arrocla, y que totz somos paticipes d’una traza o unatra en lo que a material somos fablando y lo pijaitos que podemos plegar a estar-ne, mientres que i hai qui s’encerrina en continar empentando o cilcismo somarda. A la vista ye que enguero a nueva grafía aragonesa.

En estos días de vacio deportivo, llenar un post explicando las sensaciones, mi pulso y los kilómetros realizados puede resultar reiterativo según la humilde opinión del que aquí escribe, el cual huye de personalismos y perfiles sociales bloggiarianos. Así pùes continuando con las charradas mantenidas en estas distensadas y soleadas mañanas aragonesas, entre las divididas grupetas selectas a las que ya cada uno elige según su rango y/o condición, es el material, el carbono añadido, las sirgas que harán frenar nuestras maquinas o las costosas gomas que recubren nuestras llantas el tema principal allí donde me acerco, si, puedo ser yo el foco extensor de tan socorridos charrazos, pero para mí también forma parte de mi deporte, pues cada joker tiene un caballo distinto, y conocer el propio me resulta cardinal para enfocar el objetivo de cada ego.


Con las cubiertas de hoy día...van igual que los de 15 euros, el mejor rodar, si lo llevan los pros...vaya engorro; tantas opinones como ciclistas, ya somos mayorcicos para distinguir lo que nos conviene, lo que podemos y lo que queremos.


Feo, precioso, demasiado clasico, muy pesado,super comodo, me apreta el tello...cada culo un mundo, no hay nada escrito ni de mundos ni de gustos de los ciclistas.



Maniático, raro, pijo o jilipollas, pueden ser adjetivos calificativos muy nobles para aquel que se preocupa por algo más que la simple estética( y habra que aprender a convivir con ello), aspecto que al parecer hoy ha ganado adeptos y que relega la comodidad y a la eficacia a los “Jipis” que prefieren gastar unos euros más en un tubular, por algo más que por que lo lleven los “Caisse d’Epargne”,si no por la seguridad, confort y bienestar, sacrificando la rápida vista que al pasar por el espejo del concesionario, pueda resultar decepcionante y no haga merito del valor económico añadido de nuestro cuerpo, también vestido de impregnables telas de las más altas costureras que dan color a la carretera.

2 comentarios:

El Mago dijo...

No te duermas fablas y escribe mas a menudo que eres un crack de Aragon, como aprendemos con tu fabla. saludos y feliz 2010 u 11 yo que seeeee

Carlos dijo...

jajaja tu si que eres un crak de Aragón. Escribo cuando puedo Mago. Podemos dar cursos de aragonés para ciclistas ehh jajaja

Un saludo y feliz 1999!