8/2/10

L’art du cyclisme

Un cabo i semena que empicipio lo viernes con chundarata bicicletera en a Val de l’Ebro y contino lo sábado, ya en Casa mia, pretando baixo l’augua con o recient exprofesional d’o país, y o domingo con dos matachines Leif y Sebas ,que o sábado crebón a colla en o cruce i Tardienta, “rodón” chunto a yo por a redondanza de l’Alta Zaragoza, apurando lo reloch de buena traza.

Hicieron del arte los chovinistas un símbolo, contagio a vecinos y amigos. No fueron menos los de los condados de la península itálica, que de esto, la historia les dejo importantes legados, como cumbre la ciudad de las siete colinas, Roma. Era por entonces el ciclismo un deporte de admiración por todos, un deporte grande, un deporte europeo por excelencia, del que cada uno hizo su arte y su manera de explotarlo. Fueron Flamencos y Valones pioneros en modas y estereotipos, rezan las biblias del pedal, pues se les denomino clasicomanos, fuertes y hábiles en las batallas de un día sobre las adoquinadas calzadas romanas o sin ellas. Vueltomanos y grandes escaladores salieron de las penínsulas europeas; y de los franceses…bueno siempre les quedara le Petit Blaireau. Cada uno hizo su arte, su estrategia, a la cual cada frontera europea hacia su petit patrie.

Es el ciclismo un arte en todos los sentidos, aún hoy conservamos la esencia en muchos aspectos, del que hacer bandera o simplemente dejarnos contagiar por su grandeza y caer en la “enfermedad”, haya cada cual si en su chimenea sale más humo del que capacidad de evacuación tiene.


Artesania es el mantenimiento, pegado, cuidado y arreglo de tubulares, y arte su resultado. Al igual que en los origenes de este deporte , hoy mantenemos esas tradiciones artesanales. Art.

¿Acaso no es arte la interpretación de un perfil o de un trazado? Es arte el sufrir y pensar a la vez, es arte el hacerlo distinto, es el arte del engaño como bien excuso Lance en Alpe d’Huez 2001 ante el royo teutón, es arte la parafernalia del circo ciclista, es arte el saber elegir, es arte el material de batalla y el del descanso del guerrero. Es el arte del ciclismo.

2 comentarios:

El Mago dijo...

donde estabas flabero, muy buena tu historia, yo me encontre con esta:

Las cinco villas están cargadas de una densa historia que las ha conferido de una especial identidad. Tuvieron papel relevante en la Reconquista, dicese que la primera carrera ciclista se celebro en estos lares, las cinco fueron obsesivo objetivo de Almanzor, y las cinco conservaron durante la Edad Media su valor estratégico, que les valió privilegios especiales,
Como los maillot y culotes con el anagrama real. Así aparecieron conjuntos como Sádaba, Uncastillo y Sos y que el tiempo ha respetado para poder seguir disfrutando de sus plazas, porches , callejas medievales y sobre todo con el tour cinco villas carrera que fue la envidia
Del moro pues sus equipos siempre derrotaron a la tropa morisca. Hay que resaltar que
Los vencedores siempre gritaban en meta, “VIVA ARAGOOOOON”.
jejeje guapa historia

Carlos dijo...

Bonita historia Mago

Hay que recordar que las las Altas Cinco Villas fuerón la cuna literal de Alfonso I "el Batallador" pieza clave en la reconquista de Aragón, no sin antes ser zona de importancia clave como así los testimonio Ramiro I, quien se apresura en conquistar la ultima linea cristina de Europa, dejando en las Altas Cinco Villas una importante frontera de castillos , Sos, Uncastillo, Sibrana, Luesia, Biel, Agüero y Loarre...

Permita que discrepe en la veracidad del grito, apuesto más que boceaban. ENTALTO ARAGÓN!